Lo que debes saber del cordón umbilical

Redacción bbmundo · 27 septiembre, 2014

Todo lo que necesitas saber acerca de él y sus cuidados para evitar infecciones en tu bebé.

Probablemente has escuchado que la placenta -dentro de la cual se encuentra tu bebé-, es  lo que lo protege de infecciones y sustancias dañinas; mientras que el cordón umbilical se encarga de hacerle llegar oxígeno y los nutrientes necesarios para su sano desarrollo.

Pero en realidad, ¿sabes qué es el cordón umbilical? ¿Cómo se forma? ¿Cuáles son los cuidados que le debes dar al ombligo de tu bebé después de que haya nacido? ¡Descúbrelo!

Todo inicia con la bolsa amniótica, ya que d
urante las primeras semanas de embarazo el embrión flota dentro de la bolsa amniótica, una especie de burbuja repleta de líquido. Ésta se encuentra recubierta por una membrana interior denominada amnios y una membrana exterior llamada corion que se convertirá en una placenta inicial.

Además, entre estas dos membranas se encuentra el saco vitelino, una pequeña bolsa que se encargará de nutrir al bebé hasta que el cordón umbilical se haya formado por completo.

Mientras que de la capa exterior del corion y de la placenta inicial brotará una especie de tejido denominado vellosidades coriónicas, las cuales se fundirán con la pared uterina para formar el cordón umbilical.

En el segundo trimestre el cordón umbilical ya estará formado totalmente y constituido por tres vasos sanguíneos:

  • Una única vena que transporta sangre rica en oxígeno y nutrientes desde el útero hasta el feto por medio de la placenta
  • Dos arterias pequeñas que transportan sustancias de desecho y la sangre pobre en oxígeno desde el feto hasta la madre para su recarga

Estos tres vasos sanguíneos son elásticos, están enrollados entre sí y cubiertos por una gruesa capa protectora para que el bebé pueda moverse con facilidad.

Inmediatamente después del parto, muchas mujeres piden que acuesten a su bebé sobre su abdomen o su pecho para comenzar el proceso de vinculación. El cordón aún los mantendrá unidos y continuará latiendo entre uno y tres minutos más, pues no hay prisa de cortarlo, siempre y cuando el bebé no hay sufrido durante el parto y no necesite revisión médica inmediata.

¿Cómo cortar el cordón umbilical?

El médico colocará dos pinzas en el punto medio del cordón, a 3 ó 5 cm de distancia entre sí. Entonces deberán cortar el cordón por el espacio que queda entre las dos pinzas; posteriormente se cortará más cerca del ombligo del bebé y se amarrará.

En los próximos días el cordón restante se secará, pero quedará un pequeño nudo de tejido en  el  ombligo del bebé que se hundirá al poco tiempo.

Cuidados del ombligo

En el momento del nacimiento el cordón umbilical es brillante y húmedo, pero conforme transcurren los días se seca, se oscurece y se cae después de una semana o dos, aunque el tiempo varía mucho de un bebé a otro.

La caída del cordón es un proceso de deshidratación y putrefacción, por lo que tu bebé corre el riesgo de presentar infecciones en esa área, pues aunque los vasos sanguíneos están funcionalmente cerrados, siguen siendo permeables durante 10 – 20 días. Es decir, al quedar expuestos, los vasos sanguíneos se convierten en una entrada de gérmenes al organismo.

Tips protectores

  • Intenta mantener el área del cordón umbilical seca y expuesta al aire: dobla el pañal hacia abajo y la camisa hacia arriba
  • Limpia el cordón con alcohol y algodón, pero siempre protegiendo la piel alrededor. Puedes cubrirla primero con un poco de loción humectante para bebés
  • Evita la aplicación de talcos en la zona umbilical
  • Lava tus manos perfectamente antes de limpiar a tu bebé
  • Si la piel alrededor del cordón se vuelve roja o muy irritada o hay supuraciones, consulta a tu médico de inmediato

Algunos especialistas recomiendan darle baños de esponja al bebé hasta que se le haya caído el cordón umbilical, mientras que otros sugieren bañarlo en tina dejando el nivel del agua por debajo de su ombligo para así evitar infecciones. Si tienes dudas sobre qué hacer al respecto, consulta a tu pediatra pues él mejor que nadie podrá acosejarte respecto a la salud de tu bebé.

¿Sabías que?

  • La longitud del cordón umbilical rara vez implica un riesgo para el feto. Sin embargo, un cordón muy corto puede impedir que el bebé adquiera la posición podálica (de cabeza) y uno muy largo aumenta las posibilidades de que el bebé se enrede con él

  • Alrededor de la semana 39 de embarazo, el cordón umbilical habrá alcanzado 51 centímetros de largo, aproximadamente el mismo tamaño que el del bebé (de pies a cabeza)

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...