Pañales: todo lo que debes saber

Rodrigo De Alba · 4 septiembre, 2016

¡Hoy en día la oferta es inmensa! ¿Cuáles prefieres para tu hijo?

Si eres mamá primeriza no es raro que te sientas abrumada con tantas opciones. Por eso te hemos preparado una guía práctica y sencilla que te ayudará al momento de elegir una prenda indispensable durante los primeros años de vida de tu bebé:

Desechables
Son muchas las marcas que encontramos en el mercado, y los que funcionan para un bebé no necesariamente son los mejores para otro. De la misma manera, los que son los ideales para una mamá quizá no se adapten al estilo de vida de otra. Así, esta elección –como muchas otras cosas en la vida– parte de la experimentación. Sin embargo, y de acuerdo con los expertos, hay ciertas reglas que siempre se deben tomar en cuenta.

Las tallas
A diferencia de otros productos, en los pañales éstas no corresponden al tamaño o a los meses del bebé, sino a su peso, por lo que es mejor llamarlas “etapas”. Los empaques señalan claramente el rango de peso al que corresponde cada una:

  • RN (recién nacido): Menos de 4kg
  • 1: De 4 a 6 kg
  • 2: De 5.5 a 8kg
  • 3: De 7.5 a 10kg
  • 4: De 9.5 a 13kg
  • 5: De 12.5 a 14kg
  • Jumbo: Más de 14kg

Conocer este dato es sencillo, pues el pediatra debe pesar a tu bebé cada vez que lo visitan. Todas las marcas especifican la etapa, sólo hay que buscar en el empaque. En caso de que no aparezca, desconfía. Si su peso se encuentra en el límite superior del indicado, opta por la siguiente etapa, será más cómodo para él y absorberá más.

La absorción
Al momento de comparar marcas, hay que tomar en cuenta la velocidad y capacidad de absorción. La primera se refiere a que un pañal debe absorber rápidamente para que no haya escurrimientos o se formen “lagunas”. El tiempo que le toma absorber un líquido varía de marca en marca, pero en general estamos hablando de algunos minutos. En cuanto a la segunda característica, un estudio de calidad de la Profeco indica que en México, estas prendas absorben entre 256 a 548 mililitros, y señala que de acuerdo con datos pediátricos, los bebés de uno a tres años orinan de 500 a 600 mililitros en 24 horas.

El costo
Se calcula que un niño usa en promedio un poco más de 5,000 pañales durante los primeros dos años y medio de vida. El costo que esto representa… mejor ni lo calculamos para no asustarte. Lo que sí te contamos es que de acuerdo con la Profeco, este gasto es el segundo en importancia después de los alimentos. Por eso, al momento de comprarlos piensa cuánto puedes gastar; aquí, el costo-beneficio es muy importante. ¿Eres una mamá que trabaja? Entonces quizá te conviene gastar en los más absorbentes aunque sean más caros, pero si pasas más tiempo en tu casa, tal vez tienes la oportunidad de estar más al pendiente, por lo que puedes sacrificar absorbencia por un precio más económico.

Los extras
Aloe vera, vitamina E, manzanilla, cintas que brillan en la oscuridad o indicadores de humedad son algunos de los adelantos tecnológicos que se han incorporado, pero, ¿verdaderamente los necesitas? La realidad es que en un mercado sumamente competitivo, todos estos extras no son más que estrategias de la industria para estar por encima de su competencia. Antes de dejarte llevar por algunos de estos beneficios, piensa en tu economía.

De tela y amigables con el medio ambiente
Es un hecho que los desechables son altamente contaminantes: se calcula que, tan sólo en el DF, cada 24 horas se acumula media tonelada de éstos. Los expertos también señalan que los plásticos que los componen tardan hasta 500 años en degradarse en el medio ambiente. Así, regresar a los de tela no es una mala idea, pero ¿es posible hacerlo sin que te vuelvas loca? La respuesta es afirmativa si piensas en sus beneficios: mientras ahorras, también cuidas el planeta. Hay dos maneras de iniciarte:

  • La técnica de la abuela
    Es la más obvia y económica. Consiste en una prenda de dos piezas, una para cubrir y la otra para absorber. Para la primera, hay que comprar algodón, franela o lino, cortarlo en cuadrados de medio metro y hacerles una bastilla. Para la segunda utiliza gasa o toalla. Primero se coloca la absorbente –suficiente de acuerdo a las deposiciones del niño–, y se pega con cinta adhesiva; después se pone la cubierta, se ajusta con seguros o cinta y listo.
  • Para la mamá hippie chic
    Hoy en día no es necesario cortar y coserlos: ya los venden hechos. Se trata de los re-usables (se pueden meter a la lavadora), formados por una especie de calzón de material impermeable y una pieza interior con forro suave que tiene una abertura donde se coloca el relleno absorbente, el cual puede ser microfibra natural, algodón, toalla, lana, etcétera.
    Existen varias marcas, modelos y colores. Los más populares son los unitalla, que cuentan con broches de presión en la parte delantera que sirven para ajustarse al tamaño y peso del bebé conforme va creciendo. Cuentan además con resortes cubiertos en el área de las piernas y cintura, para evitar derrames.

¿Quieres saber más sobre los pañales verdes? Lee la revista bbmundo de marzo.

El entrenador
Su objetivo es facilitar la transición a la ropa interior. Sin embargo, no son útiles para todas las mamás, ya que algunos niños no lo distinguen de uno normal. Puedes probarlos, pero si no le funcionan, no te agobies, los niños pueden aprender a ir al baño sin necesidad de este producto.

Para nadar
Al momento de ir a una playa o alberca, los desechables y los de tela están descartados: los primeros se inflan, mientras que los segundos ni siquiera sirven. Afortunadamente existe el traje de baño-pañal. ¡No olvides llevar un par de paquetes cuando salgas de vacaciones!

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...