Pezones invertidos

Redacción bbmundo · 21 noviembre, 2014

Si tienes este problema y no puedes amamantar a tu bebé, te damos algunos tips para lograrlo.

El principal problema de los pezones planos o invertidos es la falta de flexibilidad.

Si estás en alguna de las situaciones anteriores tranquilízate, existen varias alternativas para hacerlos más flexibles, pero es recomendable realizarlas media hora antes de amamantar.

  • Puedes usar conchas formadoras de pezón, que son como anillos de plástico que llevan encima un domo con agujeros y que se colocan dentro del sostén. Funcionan haciendo presión en la base del pezón y se deben usar desde el último trimestre del embarazo
  • Hay también en el mercado formadores de pezón que lo succionan y lo mantienen así. Al igual que las conchas, su uso se inicia en el último trimestre y debes seguir las instrucciones del fabricante
  • Otra opción es usar una jeringa desechable de 10 ml para formar el pezón o una de 20 ml si tienes los pezones muy grandes. Extrae el émbolo y corta la boquilla. Vuelve a insertar el émbolo a través del lado opuesto y colócala sobre el pezón, saca el émbolo poco a poco hasta que sobresalga el pezón, sin hacerlo muy fuerte para no lastimar la piel
  • También puedes cortarle las puntas a un sostén y usarlo por ratos para hacer presión en la base del pezón y permitir que sobresalga

Algo que debes tomar en cuenta es que para sostener el pecho, es conveniente no presionarlo, pues si lo haces se retraerá el pezón, es mejor entonces formar un como “pico” con el pecho, tratando de recorrer la piel del pecho hacia el tórax.

El uso de todos estos métodos, deberá hacerse bajo supervisión médica, ya que se debe individualizar la información de acuerdo a cada caso, pues de no hacerlo podrías empeorar el problema.

Lo más importante es lo que ocurre cuando nace el bebé. Si se le pone con la madre inmediatamente después del parto y se deja que busque el pecho por sí solo, probablemente lo agarrará bien abriendo mucho la boca para incluir pezón y areola. Si actúan así después del parto, cuando los pechos están blandos todavía, y la madre da de mamar frecuentemente, los pezones ya estarán formados cuando baje la leche al cabo de 2 a 3 días y no se presentarán problemas.

Por último, cuando ninguna de las opciones anteriores funciona, siempre queda la alternativa de extraer la leche con un buen tiraleche y darla al bebé. En ocasiones podemos esperar cierto tiempo para volver a intentar amamantar y mientras tanto, el bebé mejora su succión.

Finalmente debes sentirte satisfecha de que has intentado todas las alternativas para alimentar a tu bebé mientras lo mantienes en tu regazo, lo que permitirá que se genere un buen vínculo afectivo con él.. En otras palabras, lo más importante siempre será que goces a tu bebé y que tengas mucha interacción  para conocerse mutuamente.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...