¿Qué es el Síndrome del Bebé Sacudido?

Redacción bbmundo · 25 septiembre, 2014

No dejes que la desesperación te gane. Sacudir a un bebé tiene consecuencias muy serias.

Como el propio nombre lo indica, el Síndrome del Bebé Sacudido (SBS) es un término utilizado para describir una serie de signos y síntomas causados por una sacudida y/o impacto violento en la cabeza de un bebé o niño pequeño.

Una de las causas más comunes que desencadenan la sacudida es el llanto. Por lo general, la persona a cargo del bebé pierde la paciencia y el control al verse imposibilitada para calmar o desaparecer el llanto en el niño, por lo que lo sacude como producto de la desesperación.

Otros sucesos que desencadenan este tipo de maltrato son las dificultades al entrenarlo para ir al baño y los problemas para alimentarlo.

 

Consecuencias de sacudirlo 

 

El grado del daño cerebral depende de la cantidad y la duración de la sacudida, y la fuerza con que se ejerce el impacto en la cabeza:

  • Los signos y los síntomas van desde alteraciones neurológicas menores (irritabilidad, letargo, temblores y vómitos) hasta alteraciones mayores (convulsiones, coma, estupor e incluso la muerte)
  • Estos cambios neurológicos son causados por la destrucción de las células cerebrales secundarias al traumatismo, por la falta de oxígeno en las células del cerebro y la hinchazón del mismo
  • En algunos casos se presentan hemorragias intracraneales, oculares y otras lesiones como marcas cutáneas (que reflejan la fuerza ejercida sobre el niño para realizar la sacudida), laceraciones, fracturas en las costillas, fracturas en las extremidades y lesiones en varios órganos internos
  • No existe una respuesta absoluta respecto al número exacto de sacudidas necesarias para ocasionar un SBS, ni tampoco la hay en cuanto a la duración. Sin embargo, varios estudios demuestran que este síndrome no tiene que ver con caídas “leves”

Es decir, los accidentes como caídas de una cama, un sofá, una mesa para cambiar pañales o los brazos de alguien, no son la causa de la mayoría de las lesiones intracraneales severas ni de fracturas craneales en los niños que, en la mayoría de los casos, resultan en traumatismos menores.

 

¿Por qué es tan peligroso sacudir a un niño y por qué trae consigo tantas consecuencias?

 

El período comprendido entre las primeras seis semanas de vida a los cuatro meses posteriores al nacimiento de un bebé coincide con las incidencias más altas del SBS. Esto se debe a que los vasos sanguíneos alrededor del cerebro del bebé son más susceptibles a destruirse que los vasos de los niños mayores o los adultos.

Además, cuando se sacude a un niño, el cerebro rebota de adelante hacia atrás y viceversa dentro de la cavidad craneal, lesionando o destruyendo el tejido cerebral. Cuando sucede la sacudida, los vasos sanguíneos que alimentan al cerebro se pueden destruir, lo que puede ocasionar un sangrado alrededor del cerebro.

La sangre se acumula dentro del cráneo, creando más presión y posiblemente causando daño cerebral adicional. Puede ocurrir incluso un sangrado retinal que lleve a la ceguera.

Algo que debes tener en cuenta es que el SBS a menudo es difícil de diagnosticar. Puede que haya poco o ningún signo aparente del traumatismo. Los signos que muestran que un niño ha sido sacudido pueden ser vagos y, en ocasiones, se describe al niño como irritable o “quisquilloso” con síntomas de gripa.

 

¿Cómo ayudar al diagnóstico del SBS?

 

  • Revisa la presencia de situaciones de estrés recientes en la familia, al igual que dificultades para alimentar a tu bebé, cambiarle el pañal o entrenarlo para ir al baño
  • Ten en cuenta si la persona a cargo del niño en el momento de la lesión era un hombre (las estadísticas demuestran que más del 60% de los casos involucran al sexo masculino como el agresor)
  • Mantente alerta a la presencia de contusiones o escoriaciones en la cara o cabeza de tu hijo y si presenta síntomas no específicos como vómitos, fiebre o irritabilidad. Considera la posibilidad de un traumatismo cerebral en el diagnóstico médico
  • Consulta al pediatra en caso de que sospeches de maltrato y considera la opción de denunciar el caso ante las autoridades correspondientes. Puedes acudir a tu delegación más cercana

 

Signos y síntomas físicos del SBS

 

• Letargo
• Dificultad para respirar
• Extrema irritabilidad
Convulsiones
• Disminución del apetito o vómitos
• Contusiones en los hombros, cuello o brazo
• Frente protuberante o hinchada
• No habla, no sonríe

Algunas de las consecuencias del SBS a largo plazo son: discapacidades en el aprendizaje, discapacidades físicas, ceguera parcial o total, pérdida de la audición, discapacidad en el habla, discapacidades cognoscitivas, parálisis cerebral, convulsiones, trastornos de la conducta e incluso la muerte.

Por eso, no debes olvidar que un bebé es una gran responsabilidad y que tu hijo necesita de tu atención, tu paciencia y tu tiempo. Si en algunas ocasiones no te es posible estar a su cargo, déjalo con alguien de tu entera confianza y toma todas las precauciones.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (38 votes, average: 4,37 out of 5)
Loading...