Tips para cambiar pañales

Redacción bbmundo · 1 octubre, 2014

7 consejos para que no te compliques la hora de cambiar el pañal.

La manera como lo hagas y la frecuencia son decisivas para prevenir lesiones en la piel de tu bebé, como las rozaduras o dermatitis del pañal y las infecciones en esta zona. La clave está en cambiar el pañal rápidamente en cuanto te des cuenta que está mojado o sucio, ya que el exceso de humedad puede provocar irritación en su piel.

La orina y las heces también son irritantes para la piel, además de que aumentan su pH, lo que daña la barrera natural de protección o manto ácido. En resumen, la piel de la zona del pañal siempre debe estar seca y limpia. El factor crucial en la prevención de las rozaduras parece ser el número de cambios de pañal al día.

Si bien la frecuencia varía de acuerdo a la edad del niño, los pañales deben cambiarse a menudo entre 5 y 7 veces por día. Preferentemente después de las comidas o cuando se percibas un olor desagradable, se debe cambiar al niño de inmediato sin esperar a que esté incómodo y lo demuestre a través del llanto.

Cada bebé es diferente, algunos se mueven más que otros y aunque deseas que tu bebé se quede quieto mientras lo aseas, eso no sucede y entonces esta actividad se convierte en todo un reto.

Te entendemos, por eso no te compliques y sigue estos tips:

  1. Antes de comenzar, coloca un pañal nuevo debajo de él y desdóblalo. Después, desabrocha las etiquetas del que tiene puesto.
  2. Utiliza una toalla húmeda o un algodón con poca agua y limpia las nalgas y el área genital de adelante hacia atrás.
  3. Si es niño, te recomendamos cubrir el pene con un paño, ya que el frío puede hacerlo orinar y mojarte sorpresivamente.
  4. Agarrándolo por los tobillos, levanta sus nalgas del cambiador y asea las zonas que te hayan faltado.
  5. Quítale el pañal sucio y dóblalo aprovechando las cintas adhesivas para dejarlo bien cerrado. Ponle el limpio que dejaste debajo de él y antes de pegarlo, unta una capa fina de pomada contra rozaduras.
  6. Si aún no se le ha caído el cordón umbilical, sé cuidadosa. Limpia la zona del ombligo por separado con algún líquido antiséptico, y evita que el pañal tenga contacto con ella, ya que la humedad puede retardar la cicatrización.
  7. Evita ajustarlo. Haz la prueba, debe haber espacio suficiente para que quepa tu dedo.

¿Niña o niño?

Si es niña

  • El aseo debe ser de la vagina hacia las nalgas, de lo contrario puedes provocarle una infección por el contacto con la materia fecal.
  • Limpia los pliegues, pero no abras demasiado los labios de la vagina.

Si es niño

  • Aséalo de adelante hacia atrás.
  • Si no está circuncidado, no separes el prepucio (la piel que recubre la cabeza del pene) del glande, ya que puedes lastimarlo.
  • Esta separación ocurre de manera natural cuando el niño tiene entre tres y cinco años. Sólo limpia la parte exterior del pene, los pliegues de los testículos y las nalgas.
  • Si fue circuncidado, deberás ser más cuidadosa, sobre todo durante los primeros días después de la operación.
  • Evita colocarle crema contra las rozaduras en el pene y los testículos.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...