10 tips para superar la angustia de separación

Redacción bbmundo · 17 septiembre, 2015

Después de poner en práctica esto, tu hijo sabrá que aunque te vayas, regresarás

Hace apenas unos días tu bebé disfrutaba estar en brazos de todos, pero ahora sólo quiere tu compañía y se muestra desconsolado si te pierde de vista aunque sea por unos segundos.

¡Tranquila! No se trata de un berrinche común o de un retroceso en su desarrollo, más bien es un proceso normal conocido como angustia por separación.

Por lo general se manifiesta entre los ocho y 14 meses terminando a los dos años, momento en el cual aprende a desplazarse, depende menos de ti y comprende que aunque no puede verte, existes y volverás.

 

Otros síntomas

 

 

Cómo enfrentarla

 

  1. Transmítele tranquilidad. Abrázalo y consuélalo si llora. No juzgues o subestimes su sufrimiento, si bien puede parecerte exagerado, toma en cuenta que aún te ve como una extensión de sí mismo, además no comprende el concepto de tiempo y teme que te vayas para siempre.
  1. Avísale que saldrás. No lo hagas a escondidas ni desaparezcas de repente, es mejor decirle que te ausentarás por un rato. Mantén el contacto visual, pero no prolongues demasiado las despedidas, podrían resultarle más dolorosas.
  1. Cumple tus promesas. Si le dices que no tardarás y regresarás antes de su hora de comida, esfuérzate por hacerlo. Evita engaños como que irás a otra habitación o al baño.
  1. Prepáralo. Al dejarlo a cargo de alguien más, intenta que se conozcan y convivan mientras tú estás presente, será más sencillo para ambos socializar al estar solos. Es importante que las personas que lo rodean se familiaricen con él pues al sentirlas cercanas, desarrollará apego hacia ellas.
  1. Organízate. Procura no salir si estás realizando alguna actividad con él, si tiene hambre o es la hora de su siesta, a menos que se trate de una emergencia.
  1. Ausencias graduales. Al principio procura que las salidas sean cortas e incrementa paulatinamente el tiempo que estarás lejos. Evalúa su reacción y de ser necesario efectúa los cambios pertinentes.
  1. Juguete de transición. Es importante que lo asocie contigo, si bien no va a suplir tu lugar, le dará mayor seguridad y confianza mientras te espera porque te sentirá cerca de manera simbólica.
  1. Apóyate en el juego. Utilízalo para que comprenda que las cosas existen a pesar de no poder verlas. Haz como que desapareces y apareces detrás de algún mueble. Se reirá y entenderá que sólo es por un momento. También puedes dejarlo en su cuarto y hablarle o cantarle desde otra recámara para que sepa que estás presente.
  1. Sé paciente. Aunque lo dejes llorando, intenta mantenerte relajada y hacer tus cosas con normalidad. Entre más tranquila estés, más positiva será su actitud. Una vez que te hayas ido no vuelvas para saber si ya se calmó.
  2. Al dormir. Quédate con él un rato, acurrúcalo, explícale que te irás a tu habitación, pero que estás cerca de él por si te necesita. Vete una vez que se haya dormido. Si despierta, acude con él para que sepa que estás ahí pero haz que las visitas sean aburridas a fin de que concilie el sueño nuevamente.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (23 votes, average: 4,30 out of 5)
Loading...