Alienación parental: ¿quién es la víctima?

Nancy Steinberg · 7 julio, 2015

La inocencia de los niños los hace el blanco perfecto para un problema que siempre debe ser de los adultos.

Cada vez que hablo de alienación parental mi buzón se llena de desgarradoras historias, no solamente de padres víctimas de este terrible mal, sino también de madres que lo sufren. Hoy quisiera compartir con ustedes este correo de una de ellas.

Hola doc,

Con respecto al tema del Síndrome de Alienación Parental, estuve en una situación de separación de mi ex-pareja cuando mi bebé tenía casi un año de edad. A raíz de todo esto, empecé a llenarme de artículos relacionados al tema de divorcio y conducta de los niños para mejorar la calidad de convivencia con la familia y su padre.Por desgracia, el buen corazón me ganó. ¿Por qué lo digo? Porque mientras yo hacía referencias positivas de él a mi hijo, que aún tenía menos de 4 años, siempre hablaba bien de él y no profundizaba en el tema de separación. Sobre todo, dejaba que convivieran en mi propia casa. Su padre, moneda de dos caras, le hablaba mal de mí y fue tanto el reflejo de eso que al entrar al kínder, en una etapa donde ya comprende más las cosas, se le tuvo que pasar al psicólogo para detectar lo que le sucedía.

Su padre me dice mentirosa, ratera (por la pensión); el niño guarda secretos que su papá le pide que no me diga, en fin… Toda una serie de manipulaciones.

¿A dónde voy con esto? Él le habla de temas de adulto y me echa tierra y culpa de todo; para mi hijo su padre es lo máximo: superdiversión. ¡Y convive con él dos días! Por más que platico y reflexiono con él, siempre está a la defensiva. ¿Qué hago? ¿Cómo me ayudo yo para ayudarlo a él, que comprenda mejor y de forma afectiva y no desviada? Su papá siempre lo tendrá, pero en vez de ayudar perjudica. ¿Cómo hacerle ver que yo no soy su enemiga?

Los efectos del SAP sobre los niños son devastadores. Tan doloroso como puede ser experimentar el rechazo del hijo, lo más doloroso para el progenitor víctima es presenciar la confusión, el desconcierto y el dolor del niño ante la negación de un amor y un lazo que se desarrollaron desde su nacimiento. Esta tragedia sobrepasa al niño.

La alienación parental es una forma de maltrato infantil. Aunque generalmente no existe un abuso físico, el abuso emocional es terrible y peor aún, sucede de forma sutil: el progenitor alienador suele ser muy hábil para mostrar lo que parece ser una conducta amorosa – de manera que el niño confía y su inocencia lo hace aún más vulnerable.

Sin importar quién es “víctima” y quién “victimario”, en ésta como en muchas tristísimas situaciones, el niño SIEMPRE es la primera, por lo que lo más importante es desarrollar estrategias para contrarrestar los efectos que la conducta del progenitor alienador tiene sobre él.

Entre todos los mensajes que recibí esta semana, la pregunta que hace esta mamá hacia el final me hizo elegirla para iniciar una serie de artículos acerca del SAP:

¿Qué hago? ¿Cómo me ayudo yo para ayudarlo a él?

En una situación como ésta, aplicar los principios del Movimiento Prohibido Castigarã puede ser más importante que nunca.

Es claro que no puedes castigar al niño por su conducta hacia ti, pero si tienes presente que está siendo victima de la manipulación del alienador, no sólo tendrás más claridad acerca de la forma como actúas con él, sino comprenderás que no puede recibir ninguna consecuencia negativa por lo que está viviendo. Eso sólo agravaría su confusión y le confirmaría que las palabras del alienador son ciertas.

Una de las primeras cosas que puedes hacer es concentrarte en modificar tu propia conducta y no la del alienador – por ejemplo: no tomar sus llamadas telefónicas. – Esto puede ayudar a contrarrestar sus influencias negativas sobre ti y, en consecuencia, sobre el niño.

¿Te gustaría compartir tu experiencia como víctima de alienación parental? Envía tus preguntas y comentarios a: midoctoranancy@gmail.com, visitar mi página web: midoctoranancy.com y acompañarme en Twitter y Facebook.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...