¡Planea tu posparto!

Mamá al Cubo · 2 junio, 2016

¿Ya tienes el tuyo? Considera estas 4 cosas cuando lo hagas.

Cuando tomé mi curso psicoprofiláctico durante mi segundo embarazo, una de las cosas que más me sorprendió pero que también me gustó fue la propuesta de hacer un plan de parto.

Para quienes no saben qué es un plan de parto, se trata de escribir una especie de carta a Santa Claus describiendo cómo quieres que sea, si será cesárea o no; con epidural, en agua, acostada o en la silla psicoprofiláctica. También puedes especificar que deseas que dejen a tu bebé contigo, o sea si por las noches lo quieres en tu habitación o prefieres que se lo lleven al cunero.

Te interesa: ¿Ya tienes tu plan de parto? 

Lo que nadie te dice en los cursos, las revistas ni en ningún lado es que hacer un “Plan posparto” también es necesario. ¡Básico! Diría yo.

¿Qué es lo que podemos pedir? Aquí la idea de uno:

1.- ¿Quiero recibir visitas cuando nazca o días después?

Esta decisión, (como muchas) es totalmente personal y válida para cada una y tiene qué ver con tu comodidad. Hay quienes prefieren recibir los parabienes en el hospital porque de esta manera no tienen que “atender a las visitas” en casa.

Sin embargo, hay quienes prefieren no tener visitas para disfrutar a su bebé, conectar con ellos y estar relajadas después de todo el evento del parto y los días previos.

Por eso, no hay decisión  mala, cualquiera es válida siempre y cuando mamá se sienta a gusto. Si decides recibir amigos o familia debes saber que estás en tu derecho de poner horarios o de plano avisarles que si van a la hora de la comida lleven algo para todos, empezando por ti que no tienes cabeza para atender visitas y menos prepararles algo.

2.- Alimentación

¡Esto es FUNDAMENTAL! Conforme se acerque la fecha de parto, procura hacer un súper básico de los alimentos que en tu familia se consuman habitualmente. Por ejemplo: leche, jamón, huevo, pan, algunas frutas y  verduras para cocinar fácilmente.

Si te es posible, de una vez ve planeando los menús de los primeros días. ¿Qué desayunar? Qué comer? ¿Qué cenar? Esto te podrá parecer ridículo, pero es verdad que cuando regresas con un bebé que te requiere todo el día y que apenas te da tiempo para ir al baño dos segundos antes de que llore, tener resuelto el tema de la comida se puede volver un problema o todo lo contrario si lo planeas.

Te interesa: Smoothie posparto

Desde pensar qué van a desayunar/comer/cenar, hasta que si la ropa está limpia, si se hicieron los pagos, si ya le toca el pecho al bebé, cambiarle el pañal… Habrán tantos pendientes que se te olvidará el tema “comida” y terminarás pidiendo pizza o cualquier otra cosa que tu cuerpo no necesita esos días.

Puedes preparar los menús de desayuno y comida de dos semanas y así quien sea podrá ir ayudarte a preparar los alimentos que comerán sin tanto estrés.

3.- Asuntos domésticos

Deja pagados todos los servicios posibles como internet, gas, agua, luz y televisión por cable, porque una vez que vuelvas a casa con tu bebé, todo va a cambiar y es probable que llegues a olvidar algunos pendientes.

Si no puedes pagarlos, entonces asegúrate de dejar el dinero y los recibos ya listos para que alguien pueda ir a pagarlos por ti. Anota en tu agenda los días de los pagos.

4.- Logística cotidiana

No pienses en la cita del dentista que tienes dentro de dos semanas. Concéntrate en lo del día: deja lavada suficiente ropa para no tener que agobiarte por torres de prendas sucias y puedas concentrarte sólo en la ropa de tu bebé.

Si tu pareja usa traje, pídele que lleve todo a la tintorería para tener cubierto por lo menos lo de una semana completa para evitar estrés e incluso pleitos.

Y muy importante, considera la opción de mandar a hacer varios letreros con colores brillantes que puedas pegar en la puerta de entrada de tu casa o en la sala que digan: “Favor de lavarse las manos antes de cargar al bebé”.

mama-al-cubo

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...