El tercer trimestre

Redacción bbmundo · 29 septiembre, 2014

En el último mes, tu bebé puede nacer en cualquier momento.

Hacia el final del séptimo mes se empieza a depositar grasa en el feto, su actividad es más intensa y frecuente: puede chuparse el dedo, tener hipo y llorar; percibe los sabores dulce y amargo; responde a los estímulos, incluidos el dolor, la luz y el sonido. La función de la placenta empieza a disminuir, al igual que el volumen del líquido amniótico, a medida que el feto de 1,400 kg va llenando el útero. Si tu bebé naciera a los siete meses, tiene muchas probabilidades de sobrevivir.

Para el octavo mes, el bebé mide aproximadamente 45 centímetros y pesa unos dos kilos y medio. Durante este período experimenta un importante crecimiento, sobre todo en el cerebro, y el feto puede ver y oír. Su actividad es intensa y regular. La mayoría de los sistemas de su cuerpo están bien desarrollados, pero los pulmones pueden ser aún inmaduros. El bebé tiene excelentes posibilidades de sobrevivir si nace ahora.

Aproximadamente un 96% de todos los bebés se presentan con la cabeza hacia abajo (de vértice). Los restantes suelen encontrarse en una u otra de las posiciones de nalgas.

Durante el último mes de gestación se están produciendo las preparaciones finales para el nacimiento que puede ocurrir sin riesgos en cualquier momento a partir de ahora. Los pulmones son maduros, el bebé aumenta aproximadamente unos 5 cm. y 1 kg., En promedio los bebés miden 50 cm. y pesan 3.5 kg. al nacer. Por encontrarse más apretado y posiblemente ya encajado en la pelvis, el feto parece menos activo.

Cambios físicos presentes durante el tercer trimestre:

  • Pérdidas vaginales blanquecinas (leucorrea) progresivamente más abundantes
  • Dolor en la parte inferior del abdomen
  • Estreñimiento
  • Acidez de estómago, indigestión, flatulencia, hinchazón, dolores de cabeza
  • Calambres en las piernas
  • Venas varicosas en las piernas
  • Dificultades para dormir
  • Contracciones de Braxton Hicks ocasionales, habitualmente indoloras (el útero se endurece durante un minuto y luego vuelve a su estado normal)
  • Calostro en los pechos, que sale espontáneamente o al presionarlos
  • Cepillo de dientes “rosado” debido a que sangran las encías
  • Dolor de espalda y sensación de pesadez crecientes
  • Picor en el abdomen
  • Orinar frecuentemente debido a que el bebé va bajando y oprime la vejiga

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (9 votes, average: 4,67 out of 5)
Loading...