Ejercicios para comenzar a AMAR-TE

Redacción bbmundo · 13 febrero, 2018

Bien dicen que para amar a alguien más, uno tiene que aprender a quererse. ¿Qué tan bien andamos de autoestima?

Hoy quieres prender fuego. Escogiste esa blusa y falda que te encantan, te maquillaste diferente y optaste por los tacones. Vas rumbo al trabajo y justo cuando estás en la cúspide de tu look, disfrutando las miradas, una chica sacada de revista cruza la avenida. Es perfecta… En segundos te ha robado el protagonismo y dejado la sensación de ser sólo “alguien más”. ¿Te suena?

 

EL PANORAMA

 

Debido a los millones de estereotipos a los que estás expuesta, es posible que hayas caído en la creencia colectiva de que si no luces como una artista, no mereces ser admirada. ¡Error! Sentirte encantadora, sensual y digna tiene mucho más qué ver con el interior que con el exterior. Es cierto, el físico importa, pero si tu auto relación tiene brechas ni la mejor figura te hará brillar.

Para descubrir cómo te llevas contigo, responde:

  • ¿Qué disfrutas de tu cuerpo?

  • ¿Cómo te consientes?

  • ¿Cuál fue el último regalo que te hiciste?
  • ¿Te sientes cómoda frente al espejo?

  • ¿Cuántos masajes y caricias te diste el mes pasado?

  • ¿Te tratas con la misma dedicación, amor y ternura que a tu familia?

  • ¿Vives comparándote con tus hermanas y amigas?

  • ¿Cuántas cosas negativas y positivas te repites?

Si después de la cuarta pregunta te incomodó la dinámica, es momento de hacerte cargo. Olvida todo lo que piensas de ti e interioriza primero que tienes un lado A y uno B, y que para sentirte hermosa deberás equilibrarlos y convivir con ellos.

 

EJERCICIOS

 

  1. Arréglate para ti

 

Sabemos que cuando eres mamá, las prisas son tu religión y sueles dejar la vanidad “para después”, ¡detente!

Recuperar tu sensualidad depende de poner atención a esos detalles. No importa si eres ama de casa, profesionista o ambas, en un rato libre (incluso cuando estés en el baño) redacta una lista de lo que usarás en la semana; el objetivo es que te sientas creativa y elijas lo que te quieres poner. Para incrementar el efecto, echa un ojo a la siguiente lista.

 

Psicología del color

  • Rojo: Pasión, energía y seguridad (adiós a los prejuicios)
  • Naranja y amarillo: Brillo, claridad y anti fatiga (ideal para días pesados)
  • Rosa: Sensibilidad, romanticismo y alegría (comidas o fiestas familiares)
  • Azul: Tranquilidad, armonía y anti depresión (no más tristeza)
  • Morado: Espiritualidad, relajación e imaginación (tarde con amigas)
  • Verde: Vitalidad, paz y jovialidad (con accesorios dorados, un dúo imparable)
  • Blanco: Sentimientos positivos, pureza y luminosidad (días al aire libre)
  • Negro: Formalidad (de noche y de preferencia con un toque alegre)

 

  1. Libérate del maquillaje

 

Alexis Wolfer, editora de The Beauty Bean, una página web de belleza en Estados Unidos, invitó a sus lectoras a instituir un movimiento simple: The Makeup Free Mondays. Con más de 100 mil seguidoras en el mundo, esta corriente busca reconciliarte con tu apariencia al partir de la premisa de que al natural eres igual o más guapa que con todos los artificios cosméticos que sueles usar. Wolfer propone que cada lunes te esfuerces por acabar con esta tiranía, ¿cómo? “Con paciencia y práctica. Al principio te sientes rara pero al final te acostumbras. Vale la pena intentarlo”.

 

  1. ¡Sonríele al reflejo!

 

Si se te dificulta encontrar tus atributos, pídele a tu pare- ja o a una amiga que se coloquen detrás de ti y te digan qué les gusta de ti y por qué. Acepta sus comentarios y trabaja para sacarle jugo a sus palabras; enfócate en lo que te haga sentir segura e ignora lo demás. Por ejemplo, si amas tus piernas pero sabes que debes trabajar en tus brazos, usa faldas o vestidos estampados y un suéter sencillo. La atención estará donde quieres y te dará tiempo de modificar lo otro.

¡Date lo que les das a los demás! Si eres una mamá o esposa amorosa, haz lo mismo por ti: acaríciate, sonríete y regálate tiempo. Ten en mente que la diferencia entre una niña y una mujer adulta, es que la segunda sabe que para sentir amor no es necesario pedirlo, basta con mirar hacia adentro y descubrir todas las posibilidades que tienes para hipnotizar.  

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (0 votos)
Loading...