Las mamás que trabajan

Edilberto Peña · 15 diciembre, 2015

¿Te sientes culpable porque crees que no cumples como mamá por trabajar fuera de casa? Para él puede ser mejor de lo que imaginas.

¿Te sientes culpable porque crees que no cumples como mamá por trabajar fuera de casa? Para él puede ser mejor de lo que imaginas.

Piensa en lo que significa ser madre. Seguro vino a tu mente la imagen de una mujer que amamanta a su hijo, juega con él y alza los brazos para recibirlo mientras intenta sus primeros pasos. ¿Te das cuenta que el hecho de que trabajes no interfiere en ninguna de estas actividades? Dividir tu maternidad con un empleo que te desarrolle como profesional no te hace menos mamá.

Es cierto, los primeros años de la vida de tu hijo son fundamentales para su correcto desarrollo mental como persona:

  • Durante sus primeros 48 meses (2 años) forma una de las características de la personalidad necesarias para tener una infancia sana y una vida satisfactoria: la confianza básica. El mejor ejemplo de ésta es cuando (entre sus 8 meses y 2 años de edad) lo dejas encargado con alguien para hacer una salida corta como ir al súper o a una consulta con el doctor y él tiene que enfrentar la ansiedad que le genera el hecho de que su mayor objeto de seguridad (osea tú) se vaya, por eso tiene que desarrollar por sí mismo la confianza suficiente de que volverás.
  • También es en los primeros 2 años que forja su autoestima infantil gracias a las palabras y cariños que lo hace sentir querido, cuidado y protegido de cualquier peligro.

Pero un trabajo no impide que apoyes ambos procesos del desarrollo de tu crío. Si todavía no estás convencida sigue leyendo.

Todo lo que él gana cuando mamá trabaja

Diferentes estudios han comprobado las fortalezas que los hijos de madres que tienen que salir de casa a trabajar obtienen. Si es tu caso, tu bebé:

  • Aprende el esfuerzo por imitación. Aunque creas que tu hijo es muy pequeño para darse cuenta. lo cierto es que sí es capaz de reconocer y cooperar con las labores de la casa en medida de sus posibilidades.
  • Tiene más tolerancia a la frustración. Es muy común que las mamás que trabajan piensen que están rompiendo el papel natural de madre que se dedica sólo a cuidar de sus cachorros. Cuando logras controlar esa sensación de culpa, tu hijo percibe que no estás haciendo nada incorrecto y consigues que sea un proceso de adaptación para ambos y no de un eterno reclamo. Respira y cuando llegues a casa abrázalo con una sonrisa, lo importante es que evites a toda costa que sienta tu agobio.
  • Es autónomo. Si tu hijo construye una confianza básica sana, podrá manejarse con mayor libertad entre sus compañeros y entre los adultos.
  • Socializa mejor. Esto sucede porque al salir de la rutina en la que sólo está aislado contigo en casa, cuando sales a trabajar, tu bebé aprende a entablar vínculos con extraños fácilmente, desarrolla un mejor lenguaje y expresa sus emociones.
  • Logra un mejor desarrollo psicomotriz. Consigue dominar actividades como sentarse, gatear, hablar e incluso dejar el pañal a edades más tempranas.
  • Tiene un sistema inmune más fuerte. Si te apoyas de una guardería para cuidar a tu hijo, él convive diario con otros niños y se expone más temprano a enfermedades de guardería o de vías respiratorias o intestinales.

Los hechos lo demuestran

Un estudio publicado por la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, recogió los datos del censo nacional en 24 países (entre 2002 y 2012) de todos los niños cuyas mamás estuvieron al menos un año fuera de casa durante su infancia para realizar un trabajo de tiempo completo o parcial. Para las hijas:

  • 4.5% de las hijas de madres que trabajaron fuera de casa lograron su propio empleo.
  • El 33% de éstas tenían cargos gerenciales en sus empleos contra un 25% de las hijas de madres que estaban fijas en el hogar.
  • Sus ingresos anuales eran de $5,200 dólares más al año.

Y para los hijos:

  • Los niños de estas madres trabajadoras pasan más tiempo en sus casas al cuidado de los hijos y realizando labores del hogar.

Mira más datos del estudio aquí

La conclusión final de este estudio, según palabras de la investigadora Dra. Kathleen McGuinn, quien lideró este equipo, fue que: “Cuando una mujer va a trabajar, le enseña a sus hijos que hay una multitud de oportunidades para ellos en el mundo”.

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (5 votes, average: 4,80 out of 5)
Loading...