Sí a los antojos entre comidas

Nathaly Marcus · 31 agosto, 2015

Los niños necesitan comer al menos 5 a 6 veces al día.

Todos los niños crecen oyendo “No comas eso que después no vas a querer la comida que te preparé”, pero muchas mamás no saben que un refrigerio saludable a mediodía y a media tarde (también llamado colación) puede ser una herramienta para aumentar el apetito del niño y mejorar su alimentación.

Para obtener la energía suficiente en sus actividades del día y lograr que su metabolismo trabaje a buen ritmo, los niños necesitan comer al menos 5 a 6 veces al día: 3 comidas fuertes y 2 o 3 colaciones ligeras. Por eso ofrécele 2 o 3 opciones nutritivas y déjalo elegir. Una colación adecuada:

  • Evita que esté hambriento y de mal humor.
  • Lo ayuda a no excederse en las comidas principales, previniendo problemas de sobrepeso.
  • Si es picky (come muy poco o sólo ciertas cosas), es una forma de darle los nutrientes que necesita durante el día.

Es un grave error considerar la comida chatarra como una colación; las altas cantidades de azúcar, grasas y carbohidratos que aportan pueden provocar que se sienta satisfecho durante cierto tiempo –evitando comer cualquier otra cosa– y que no obtenga los nutrientes que requiere para su desarrollo.

6 tips para darle colaciones

  1. Para asegurarte de que sea saludable, considera que esté dentro de cualquiera de los grupos del Plato del Bien Comer: frutas y verduras, leguminosas y alimentos de origen vegetal o cereales.
  2. Una buena colación es baja en azúcar, grasa y sales.
  3. Las porciones no deben ser tan grandes como para dejarlo completamente satisfecho y lo mejor es no dársela en un horario cercano al desayuno, comida o cena.
  4. Por lo regular, tu hijo te hace saber el momento en el que tiene hambre y en que está satisfecho, pero mientras forma sus hábitos, lo ideal es que te asegures de que ingiera los nutrientes que requiere para su crecimiento.
  5. Ayúdale estableciendo horarios de cada comida y colación que le den un sentido de control pero respeta lo que su cuerpo le está pidiendo. Recuerda que cada organismo es diferente y nunca funcionará obligarlo a terminarse determinada cantidad o darle cosas que no desea.
  6. Cuando te pida algo dulce, no cedas ante los caramelos y pastelitos, dale fruta o una gelatina. Si se trata de un antojo salado, aléjalo de las papas fritas pero sacia su apetito con palomitas naturales o una quesadilla; así él puede elegir qué comer y cuánto dependiendo de su hambre.

Algunas opciones saludables

  • 1 taza de kiwis con 3 nueces picadas
  • 1 taza de fresas con 10 almendras
  • 1 taza de mango con chía, limón y chile

Tú conoces mejor que nadie el apetito de tu hijo; crea tus propias combinaciones con la fruta, verdura, leche o el tipo de queso que más le guste

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (15 votes, average: 4,53 out of 5)
Loading...