Dieta anti-cáncer: ¿Qué comer para prevenirlo?

Marybel Yáñez · 23 mayo, 2018

El cuerpo de tu bebé está programado para mantener un equilibrio interno natural, pero ciertos alimentos favorecen que se enferme. Ayúdale a evitarlo.

¿Recuerdas cómo tu abuelita cocinaba todo el día? Tal vez tu mamá contaba con alguien que le ayudaba al quehacer pero ella también se encargaba de la comida. Por otro lado, es posible que tú –como la mayoría de las mamás de este siglo–, tenga que distribuir su tiempo entre distintas actividades y prefieras comer todo comprado o fácil para llevar.

El tiempo es cada vez más valioso y requieres que todo sea más rápido para terminar cada compromiso. Por eso, la industria alimentaria, a partir de estos cambios en el consumidor, desde el año 2005 ha generado el boom de los productos light, reducidos en grasa, azúcar, sal y calorías.

Sin embargo, a pesar de nuestro intento por regresar a lo natural, el mercado de alimentos nos ofrece químicos disfrazados de practicidad y las nuevas generaciones están padeciendo, desde tempranas edades, cáncer, diabetes, enfermedades autoinmunes difíciles de pronunciar y un sinfín de padecimientos.

¿Quieres evitar que tu hijo sufra todo esto? Es posible, la clave está en su dieta.

 

¿Mala alimentación desde bebé?

 

Algunas papillas envasadas y cereales azucarados que tienen conservadores son el primer contacto de tu bebé con los químicos. Al año de edad puede empezar con los dulces, chocolates (grasa o manteca con azúcar, sin cacao), refrescos, yogurt (azúcar con espesantes y saborizantes), embutidos (que ya sólo tienen 1% de carne y lo demás es grasa, nitritos y químicos cancerígenos), galletas (azúcar con cancerígenos difíciles de digerir) y muchos ejemplos más.

También te puede interesar: Papillas que no debes darle a tu bebé

La idea no es espantarte, sino crear conciencia de que no debes seguir justificando la forma en que alimentas a tu hijo “porque es niño”. Debes ofrecerle la mejor calidad en su comida desde los primeros años de vida, para no esté tan expuesto a los químicos que nos ofrece la industria alimentaria.

En enero de 2015, en Estados Unidos declararon como rama de la medicina a la nutrición especializada, la cual a través de un estudio de genes diagnostica y trata a cada paciente según su herencia biológica.

Es decir, una mala alimentación desde edad temprana puede activar a los genes de tu bebé en positivo o negativo. Y una vez que los genes del cáncer, diabetes o hipertensión se activan, es muy difícil revertirlo, no porque sea imposible sino porque como es un niño, le costará más trabajo cambiar sus hábitos. Recuerda que éstos se forman en los 3 primeros años de vida.

 

La acidez y el cáncer

 

En todo el mundo se ha estudiando la relación entre la alimentación y los químicos, y hasta ahora la teoría de la alcalinidad ha logrado establecerse con mucho fuerza.

Tienes que leer: 5 papillas nutritivas

La dieta alcalina busca el equilibrio interno del cuerpo a través de mantener un pH adecuado.

Para entender las bases de ésta y aplicarla en la vida de tu bebé, es necesario entender ciertos conceptos. ¿Has escuchado hablar del pH, hiperacidez y alimentos ácidos y alcalinos? Calma, es más sencillo de lo que parece.

El pH es un índice que mide la relación entre ácido-base de un medio, y su escala va de 0 a 14:

  • Un pH neutro es igual a 7
  • 0 a 7 indica acidez (0 es el rango más ácido)
  • 7 a 14 indica alcalinidad (14 es el más alcalino)

El de nuestra sangre es ligeramente alcalino y debe mantenerse estable (alrededor de 7.40). Pero nuestro organismo tiende a la acidificación, por eso lucha de manera permanente por eliminar el exceso de ácidos a través de las vías respiratorias y urinarias.

Hay situaciones de la vida cotidiana que promueven un pH ácido como consumir tabaco y alcohol, el agotamiento, estrés, sedentarismo o la contaminación. ¿Qué adulto no vive con esto? Pero si a esto le sumas una dieta rica en alimentos ácidos e insuficiente de alcalinos, estás favoreciendo que el cuerpo de tu hijo, a largo plazo, llegue a un estado de hiperacidez, el cual le provoca:

  • Colitis y gastritis
  • Tendencia a retener líquidos
  • Defensas bajas: infecciones frecuentes
  • Probabilidad más alta de sufrir artritis
  • Descalcificación y osteoporosis
  • Mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón y de cáncer (las células cancerosas se desarrollan más fácilmente en un medio ácido)
No te pierdas: Alimentos que estimulan su inteligencia

 

Dieta alcalina

 

Las verduras y la mayor parte de las frutas son alcalinas y ayudan a compensar el exceso de ácidos, contrario al consumo excesivo de carne, leche, azúcares, harinas y todos los alimentos procesados e industrializados que resultan acidificantes.

No se trata de eliminar totalmente los ácidos de la dieta de tu hijo, sino de disminuir su consumo y aumentar la cantidad de alcalinos para lograr un equilibrio.

Cuida que su alimentación se componga en un 80% de alimentos alcalinos (naturales, crudos y sin procesar) y sólo un 20% de ácidos (carnes, lácteos, panes, pastas y todos los industrializados). Guíate con la siguiente tabla:

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (9 votes, average: 2,56 out of 5)
Loading...