Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL)

Redacción bbmundo · 28 septiembre, 2014

Se ha descubierto que la lactancia exclusiva reduce hasta 50% la posibilidad que se presente la llamada “muerte de cuna”.

El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) también conocido como muerte de cuna” o “muerte súbita” se da cuando repentina e inesperadamente un niño sano menor de un año, pierde la vida sin explicación aparente.

Aún se desconocen sus causas pero médicos e investigadores consideran que pudiera estar relacionado con problemas en la capacidad para despertar y la imposibilidad del cuerpo del bebé para detectar la acumulación de dióxido de carbono en la sangre.

La National Foundation for Sudden Infant Death Syndrome determina los siguientes puntos como factores que elevan el riesgo de que aparezca:

  • Dormirlo boca abajo
  • Compartir la cama con sus padres
  • Usar cunas con exceso de almohadas, cobertores o muñecos
  • Haber nacido de un parto múltiple o prematuro
  • Tener hermanos que padecieron SMSL
  • Fumar, beber o consumir drogas durante la gestación
  • Ser madre menor de 20 años
  • Experimentar intervalos cortos entre embarazos
  • Presentar un cuidado prenatal tardío o ausencia del mismo
  • El SMSL tiene más probabilidades de ocurrir entre los dos y cuatro meses de edad y sucede con mayor frecuencia en los niños que en las niñas

Gracias a las recomendaciones que los pediatras han hecho a los padres, desde 1992 las tasas de muerte súbita han bajado considerablemente sin embargo, las muertes se presentan sin ningún aviso o síntoma mientras se cree que el bebé está durmiendo.

Sobre esto, expertos de la American Academy of Pediatrics recomiendan como medidas de prevención:

  • Acostarlo siempre sobre su espalda (boca arriba)
  • Colocar la cuna en tu habitación para alimentarlo por la noche y estar en constante vigilancia
  • Mantener tu cuarto libre de humo de cigarro
  • Amamantarlo si es posible, exclusivamente con leche materna: algunas infecciones de las vías respiratorias disminuyen con la lactancia
  • Llevar una constante revisión pediátrica para observar su sano crecimiento

Existe un amplio debate sobre la práctica de dormir a los recién nacidos separados de sus padres por el miedo a un sofocamiento o crear dependencia con la madre, retrasando su capacidad de aprendizaje y autonomía pero algunos estudios recientes han revelado que cuando el bebé descansa y se alimenta en el lecho de su mamá con la cara volteada a ella, las ondas cerebrales se sintonizan entre ambos. Se despierta con más frecuencia y se mueve constantemente por lo que se evita que caiga en sueño profundo.

En Japón, es costumbre cultural que el niño permanezca con su madre toda la noche y ese país cuenta con la tasa más baja de mortalidad de SMSL del mundo. Dicha hipótesis ha llamado la atención de médicos y científicos que actualmente siguen desarrollando estudios para comprobar la teoría.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (2 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading...